Seguramente todo el que esté leyendo este artículo realice ya su firma de forma mecánica, automatizada, de manera inconsciente, sin pensar…aunque en algunas ocasiones habremos hecho un ejercicio mental de “zoom” para hacer nuestra firma más pequeña (si el espacio es reducido) o más grande (si tenemos un gran espacio delante de nosotros) o nos hayamos disgustado con el resultado de aquella firma escrita apresuradamente o bajo condiciones adversas. La evolución de nuestra firma comienza imitando el modelo de las personas más allegadas, el de nuestros padres fundamentalmente, poniendo mucho cuidado y atención en ello (“pensamos en la firma mientras Continue Reading

> leer más